La patrullera víctima de la ‘patada voladora’ es de Sincelejo

La patrullera de la Policía Nacional Astrid Carolina Salas Rocha, que fue víctima de una ‘patada voladora’ durante un servicio el 20 de Julio en la ciudad de Medellín, es de Sincelejo.

La joven que ha dedicado tres de sus 26 años al servicio de la patria, está internada en la clínica de la Policía en Medellín bajo observación médica.

Espera por la práctica de exámenes que le permitan establecer cómo está su columna, cuello y tejidos blandos.

En entrevista con EL HERALDO se le siente en su voz que es una luchadora, de hecho integra la Fuerza Disponible de la Policía Nacional en Medellín, a la que espera regresar prontamente.

La patrullera Salas era la última de la fila del grupo de la Policía que integra y que se disponía evitar el bloqueo de una vía en Medellín cuando apareció un hombre que corría y que le lanzó una patada en la parte alta de la espalda, lo que la hizo desplomar.

“Iba caminado cuando sentí el impacto, caí al suelo y no recuerdo más”, dijo la patrullera que una vez recobró el conocimiento lo primero que hizo fue reportar la novedad a su mamá, la docente Rocío Rocha, que reside en el corregimiento Las Majaguas.

“Todavía estoy en shock por lo ocurrido. Mi hija me dijo lo que había ocurrido, pero yo al ver los videos y la agresividad con la que el joven la atacó me impresioné mucho”, dijo la madre que no le guarda rencor al agresor de su hija, por el contrario, le pide a Dios por él porque su actuación, dice ella, es de una persona que no conoce de Dios.

“Yo no puedo tenerle rencor a ese muchacho porque después con qué cara le pido a Dios que me cuide a mis hijos”, agrega la maestra Rocío Rocha que con mucho orgullo revela que dos de sus cuatro hijos son policías y una más está en el proceso de incorporación a esta institución.

“Los policías no son flojos, no son brutos como lo dice la gente. Mis hijos son policías y se están profesionalizando. Astrid Carolina estudia licenciatura en Lenguas Extranjeras en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia”, dijo su mamá.

La patrullera dijo que antes del ataque iba tranquila porque por lo general detrás de ellos siempre van los de prensa o los defensores de Derechos Humanos y personal médico, por lo que nunca esperó un ataque tan cobarde como ese.

Categorías Noticias
WeCreativez WhatsApp Support
Escribenos a Nuestro WhatsApp