Jóvenes de San Cayetano abogan por sus agricultores

El grupo Generación Nueva informó que en el pueblo hay toneladas de ñame (espino y diamante) represadas, por cuenta de la falta de transporte durante el paro y las restricciones de la pandemia.

Toneladas de ñame están en peligro de dañarse en los depósitos, porque no hay transporte regular para llevarlo a los grandes centros de comercio. //cortesía

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

19 de mayo de 2021 12:00 AM

Un grupo de jóvenes del corregimiento de San Cayetano, jurisdicción del municipio de San Juan Nepomuceno, pidieron a las autoridades y a los comerciantes que ayuden a mejorar la situación de los agricultores de esa zona de Montes de María.

Sindy Castro Guzmán, una de las integrantes de Generación Nueva, contó que los jóvenes gestores sociales están preocupados por la acumulación de ñame espino y diamante, fenómeno que se ha presentado por las dificultades que genera el paro nacional en el transporte; y por las restricciones de la pandemia.

Comentó que la mayoría de los cultivadores de ñame son personas de la tercera edad, quienes, en enero y febrero, deben invertir hasta 200 mil pesos en la compra de un bulto y medio de semillas, a lo cual debe agregársele los costos del sembrado y recolección.

“En condiciones normales, el ñame se recoge en mayo —explicó—. La producción anual entre San Cayetano y sus al rededores oscila entre 1.500 y 1.600 toneladas. El gasto por bulto de ñame diamante sembrado es de 25 mil pesos, aproximadamente; mientras que con el ñame espino está entre 35 y 45 mil pesos. El precio regular del bulto para venta, en tiempo de esplendor del ñame espino está entre 100 y 120 mil pesos; y el ñame diamante, entre 60 y 70 mil”.

Igualmente, la gestora cívica agregó que con la actual crisis los agricultores se han visto obligados a vender el bulto de ñame a 15 mil y 10 mil pesos, para darle una salida rápida, antes de que se dañe en los depósitos.

La misma producción anual de ñame es el fundamento del Festival Nacional e Internacional del Ñame, que se desarrolla en octubre, pero que el año pasado no pudo realizarse, debido a las restricciones de la pandemia.

“Y este año también peligra la realización del certamen, porque los campesinos seguramente estarán sin dinero para la logística que se necesita para que ellos participen en los diferentes eventos que se hacen alrededor del festival”, manifestó Castro Guzmán.

En estos momentos son más de veinte los agricultores que empezaron a recoger sus cosechas a finales de octubre y todo lo que va de mayo, pero es más la carga retenida que lo que han logrado vender, así sea a precios irrisorios.

“En algunas ciudades hay desabastecimiento —continuó— y el poco ñame que se consigue está a cinco mil pesos el kilo, mientras que aquí en San Cayetano los campesinos tienen que venderlo en 700 pesos, con tal de que no se dañe arrinconado”.

Categorías Noticias
WeCreativez WhatsApp Support
Escribenos a Nuestro WhatsApp