Empate con sabor costeño: Muriel y Borja rescatan un punto para Colombia ante Argentina

El compromiso quedó 2-2, tras empezar en desventaja.

Dos goles de atacantes costeños, Luis Fernando Muriel y Miguel Ángel Borja, le dieron un punto vital a Colombia la noche de este martes en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, tras empatar 2-2 ante Argentina luego de un mal inicio que lo dejó dos golpes por debajo del tanteador al descanso.

El retorno de diez mil hinchas en la grada se sintió en el Metropolitano, que rompió sus votos de silencio en lo que prometía ser una fiesta en un partido emotivo. Sin embargo, el baldado de agua helada llegó antes de lo que imaginó hasta el más negativo.

Nada más empezar el partido, esa decena de miles de aficionados se quedaron mudos, al ver cómo los visitantes entraron como si fuera el patio de su casa, para marcar en una pelota quieta, sin ninguna oposición, el primer tanto de la noche.

La anotación fue a los 2 minutos. Centro de Rodriugo De Paul y el defensa Cristian Romero metió un fuerte cabezazo para vencer a David Ospina.

El gol dejó desconectada a una Colombia que no se pudo hacer con el control de la pelota, con una desventaja ya muy clara en el marcador.

A los 7 minutos fue Leandro Paredes el que castigó a una atónita Colombia, luego de tomar un rebote e ingresar al área y hacer una pared con Lautaro Martínez, quien se la devolvió para que definiera ante las barbas de David Ospina.

Antes de los diez minutos ya Colombia estaba contra el suelo, con dos goles en su cabaña y con un público desconcertado en las gradas que veía como la fiesta se transformó en un funeral tempranamente, pues muchos sepultaron sus esperanzas.

Colombia no jugó bien a lo largo del primer tiempo, y apenas pudo despertar en un tiro de esquina cuando William Tesillo conectó de cabeza y la mandó a las manos al portero Damián Martínez, cuando el reloj marcaba los 13 minutos.

Argentina seguía a la expectativa para fulminar el partido. Fue así que en un contragolpe Lautaro Martínez, a los 26 del juego, ingresó al área y en el mano a mano, Ospina evacuó el tiro y en el rebote Noclás González la mandó por fuera.

A los 29 del compromiso, fue Reinaldo Rueda el que decidió meter mano en su escuadra, cuando sacó del campo a un inoperante Jefferson Lerma y entró Luis Fernando Muriel.

Unos cuantos minutos más adelante se vivió el momento de drama del partido, cuando el portero Martínez golpeó fuertemente su cabeza contra el suelo, tras una falta de Yerry Mina. El guardameta no pudo seguir y se tuvo que ir de la cancha a los 39 para darle su espacio a Agustín Marchesín.

Ospina volvió a salvar a Colombia una vez más en un tiro libre de Lionel Messi, que hasta ese momento no había brillado en la cancha. El zurdo disparó al palo del arquero a donde reaccionó el guardameta nacional para mantener las diferencias.

Al final del primer tiempo, en el sexto minuto adicional, Muriel filtró un excelente pase a Duván Zapata, quien de media vuelta la mandó por encima del arco cuando tenía todo para fulminar al arco rival.

Así pues, Reinaldo Rueda debía rearmar a los suyos durante el descanso, si es que quería obtener algo en la noche. El descuento empezando la segunda mitad era el primer objetivo para poder lograr algo.

Así fue que el estratega hizo tres variantes de entrada. Sacó del campo a Luis Díaz, Gustavo Cuéllar y Duván Zapata, para mandar al terreno a Wilmar Barrios, Edwin Cardona y Miguel Ángel Borja.

Y las primeras luces de la segunda mitad mostraron una Colombia con furia, que en un tiro libre de Cardona se la puso en la cabeza a Borja, que la mandó apenas desviada.

Pero el impulso estaba y en menos de nada, daría resultado.

El descuento llegó a los 51 de compromiso, en una jugada de tiro penal sobre Mateus Uribe. La pelota fue ejecutada con una gran serenidad de Muriel, que la tocó a la derecha del portero, mientras Marchesin voló al poste contrario para poner a delirar nuevamente a las gradas.

De ahí en adelante lo que hubo fue una carrera contra el tiempo, en el que Argentina atacó en varias cabalgadas de Lautaro y Messi, que siempre encontraron las manos salvadoras de Ospina.

En cada remate, desde tiro libres, manos a manos y disparos en segunda oportunidad, apareció el capitán del combinado nacional.

Por su lado, los argentinos sacaron toda la marrulla para amarrar el balón, dejar que el tiempo se quemara y Colombia se fuera ahogando en su propia desesperación. Sin embargo, la última palabra no estaba dicha.

En la última pelota del partido, Juan Guillermo Cuadrado se descolgó por la derecha y mandó un centro perfecto a Borja, quien sacó un testazo cargado de dinamita que le dobló las manos a Marchesín y se metió en el arco para darle a Colombia el tan buscado empate y dejar el marcador 2-2.

Colombia logró 4 puntos de 6, con 8 unidades en el tablero, siendo quinta de momento y Argentina llegó a 12 enteros, para estacionarse en la segunda casilla.

Categorías Noticias
WeCreativez WhatsApp Support
Escribenos a Nuestro WhatsApp